Estudio vincula las dietas basadas en plantas con la reducción del riesgo de infectarse con COVID-19

Estudio vincula las dietas basadas en plantas con la reducción del riesgo de infectarse con COVID-19

Una reciente investigación encontró que los que consumían principalmente dietas vegetarianas o basadas en plantas tenían un 39?% menos de posibilidades de infección por COVID-19 en comparación con los que comían carne.

Esta asociación persistió incluso después de tener en cuenta variables como la edad, el sexo, el estado de vacunación y las condiciones de salud. Este vínculo puede deberse a que los alimentos de origen vegetal son ricos en nutrientes que estimulan el sistema inmunológico y son bajos en grasas saturadas. Si bien el estudio no es definitivo, se suma a la evidencia que asocia estas dietas con una mejor salud.

BMJ Nutrition, Prevention & Health, que comparte contenidos sobre el impacto de los factores de la nutrición y el estilo de vida en la salud de las personas, publicó recientemente una investigación con más de 700 personas sobre la relación entre lo que comemos y la resistencia al COVID-19.

Antecedentes

  • Varios estudios anteriores habían planteado la hipótesis de que los hábitos dietéticos podrían desempeñar un papel importante en la infección por COVID-19. Uno de ellos fue realizado por la Universidad de Harvard, donde los científicos encontraron que, durante el período de estudio, las personas que informaron haber comido la mayor cantidad de frutas, verduras y legumbres tenían un 9 % menos riesgo de contraer COVID y un 41?% menos riesgo de desarrollar COVID grave. Esto en comparación con las personas que informaron comer menos frutas y verduras.
  • No hay ninguna duda que las poblaciones que consumen una dieta rica en alimentos de origen animal, con altas cantidades de grasas saturadas y alimentos ultraprocesados, tienen una mayor presencia de enfermedades cardiometabólicas, y factores de riesgo para las complicaciones del COVID-19 en los adultos y ancianos.
Estudio vincula las dietas basadas en plantas con la reducción del riesgo de infectarse con COVID-19
Imagen: IA Bing

¿Cómo llevaron a cabo el estudio observacional?

El objetivo era evaluar la incidencia, la gravedad y la duración de la infección por COVID-19 en relación con los regímenes dietéticos.

Los participantes completaron una encuesta sobre sus hábitos alimenticios diarios, la frecuencia de los grupos de alimentos, el estilo de vida y el historial médico, y el estado de vacunación contra el COVID-19. Después, los 702 individuos fueron divididos en dos grupos: el omnívoro (424) y el predominantemente consumidor de vegetales(278).

Entre todos los individuos, 330 informaron infecciones por COVID-19, el 32 % de los cuales tenían síntomas leves y el 15 % tenían síntomas de moderados a graves.

Los 278 individuos en el grupo predominantemente de vegetales se dividieron aún más, colocando a 87 de ellos en un grupo flexitariano o semivegetariano que comían carne 3 o menos veces a la semana, y 191 individuos en el grupo de vegetarianos o veganos.

Las covariables como el sexo, la edad y el estado de vacunación no diferían entre ambos grupos, aunque los investigadores encontraron que los omnívoros informaron de una mayor tasa de afecciones médicas y una menor tasa de ejercicio. También señalaron que el sobrepeso y la obesidad eran más altos en el grupo omnívoro, los riesgos asociados con la infección por COVID-19 y una mayor probabilidad de síntomas más graves.

Hallazgos finales

  • Los omnívoros tuvieron una tasa de incidencia más alta de infección por COVID-19, en comparación con los grupos de origen vegetal, con un 52 % al 40 %, respectivamente. Los investigadores descubrieron que los omnívoros tenían más probabilidades de tener infecciones moderadas y graves.
  • Después de que evaluaron el peso, las enfermedades preexistentes y los niveles de actividad física tanto en el grupo omnívoro como en el grupo basado en plantas, encontraron que no había una diferencia importante en la longevidad y la gravedad de los síntomas entre ambos grupos.
  • Sin embargo, las personas que vivían con una dieta mayoritariamente basada en plantas o vegetariana tenían un 39 % menos de probabilidades de infectarse con COVID-19.

¿Razones para estos resultados?

Los patrones dietéticos a base de plantas son ricos en antioxidantes, fitoesteroles y polifenoles, que afectan positivamente a varios tipos de células implicadas en la función inmune y exhiben propiedades antivirales directas. Esto sugiere que las dietas basadas en plantas podrían proporcionar a las personas más nutrientes que pueden ayudar al sistema inmunológico a combatir las infecciones. Por otro lado, los investigadores aceptaron que las limitaciones del estudio incluían el recuerdo personal reportado y su naturaleza subjetiva, que podría ser inexacta.

Esta área que justifica una investigación más rigurosa y de alta calidad antes de que se pueda sacar cualquier conclusión firme sobre si determinados patrones dietéticos aumentan el riesgo de infección por COVID-19.

Si bien el estudio no demuestra de manera concluyente la relación causa-efecto, propone varias explicaciones para estos resultados:

  • Los alimentos de origen vegetal tienen una gran abundancia de nutrientes y antioxidantes, como la vitamina, que fortalecen el sistema inmunológico.
  • La ingesta reducida de grasas saturadas y colesterol, que se asocia a menudo con el consumo de carne, podría estar ofreciendo otra capa de protección a los veganos y vegetarianos.
  • Las dietas basadas en plantas se caracterizan por un mayor contenido de fibra. Esto podría tener un impacto positivo en la salud intestinal, influyendo potencialmente en la función inmune.

Conclusión

Este estudio no está exento de limitaciones. Su naturaleza observacional impide afirmaciones definitivas sobre causa y efecto. Sin embargo, representa un importante paso en la comprensión de la intrincada relación entre nuestras elecciones dietéticas y la salud en general, particularmente frente a las enfermedades infecciosas.

Las futuras investigaciones que se realicen sobre este tema serán cruciales para solidificar estas observaciones y dilucidar los mecanismos precisos mediante los cuales las dietas vegetarianas y basadas en plantas podrían mejorar la resiliencia no solo contra el COVID-19, sino potencialmente contra una gama más amplia de desafíos de la salud. Este conocimiento podría empoderar a las personas para que tomen decisiones dietéticas informadas para su bienestar, al tiempo que allana el camino para futuras iniciativas de salud pública que incorporen los beneficios potenciales de los estilos de vida basados ??en plantas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que, si bien ningún alimento o suplemento dietético puede prevenir o curar la infección por COVID-19, las dietas saludables son importantes para apoyar el sistema inmunológico. Una buena nutrición también puede reducir la probabilidad de desarrollar otros problemas de salud, como la obesidad, las enfermedades cardíacas, la diabetes y algunos tipos de cáncer. ¡Anímate y comienza el cambio ahora!

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *