Las semillas de Chía: alimentan, protegen y sanan
|

Las semillas de Chía: alimentan, protegen y sanan

Las semillas de Chía han sido utilizadas en América Central y del Sur con fines alimentarios, medicinales, y cosméticos desde hace siglos.

Chia es una palabra azteca que significa grasa. Vienen del desierto, de la planta Salvia hispanica que es un miembro de la familia de la menta. Crece en abundancia en el sur de México.

Tienen muy poco sabor y aroma lo que permite añadirlas a cualquier receta o consumirlas solas. Les gusta, hasta a las personas con paladares delicados.

Hoy día, están presentes en todas partes: en la granola, las bebidas, los cereales y en muchos más productos.

Las semillas de Chía fueron muy populares entre los aztecas que las usaban:

  • Para eliminar el dolor en la piel y en las articulaciones.
  • Como ración alimenticia para la supervivencia.
  • Como tributo anual de los pueblos conquistados.
  • Como ofrenda a los dioses durante las ceremonias religiosas.
  • Fue uno de los principales cultivos, superado sólo por el maíz y el poroto.
  • Para curar las heridas abiertas, prevenir infecciones y acelerar el proceso de cicatrización de las heridas.

Su verdadero valor

  • Tienen un alto contenido nutricional pero se destacan más por su elevado contenido en OMEGA 3, y antioxidantes naturales.
  • Le llaman el anti-colesterol natural nativo de las Américas. Es la medicina natural de muchas personas  con niveles altos de colesterol.
  • Tienen un milímetro de diámetro y se cultiva comercialmente en Australia, Argentina, Bolivia, Ecuador, Guatemala y México y sus hojas son moradas y blancas.

Beneficios de las semillas de Chía

  • Proporcionan energía.
  • Es muy rica en ácidos grasos Omega-3, las grasas insaturadas que fortalecen el sistema inmunológico.
  • Reducen el riesgo cardiovascular.
  • Mejoran la digestión y ayuda a perder peso.
  • Dan una sensación de plenitud que le puede ayudar en el control y pérdida de peso.
  • Están llenas de antioxidantes que retrasa la vejez y protegen contra el cáncer.
  • Tienen una vida larga y útil.
  • Son una fuente completa de proteína vegetal.
  • Regulan la azúcar en la sangre.
  • Están llenas de fibra, hierro, fósforo, niacina, manganeso, magnesio, calcio, potasio y zinc.
  • Proporcionan las necesidades diarias de fibra y vitaminas.
  • El gel natural que contienen retarda la digestión y ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en la sangre esencial para el tratamiento y prevención de la diabetes.
  • Es fácil de digerir.
  • Ayuda con el reflujo ácido.
  • Es eficaz en la absorción de cantidades excesivas de ácido gástrico producido en el estómago.
  • Tiene un efecto calmante y curativo en el esófago y el estómago, especialmente para aquellos que sufren con problemas gástricos.
  • Cura las irritaciones.

Cuando las semillas de Chía se sumergen en agua, se crea un gel. En el estómago, ese gel hace más lento el trabajo de las enzimas digestivas de los hidratos de carbono que se convierten en azúcar, estabilizando así los niveles de azúcar en la sangre.

Usos en la alimentación

  • Las semillas de Chía tienen un sabor suave, parecido a la nuez y se pueden utilizar de muchas maneras.
  • Mézclelas con: agua, azúcar y jugo de limón o lima,  con su batido favorito. con harina para hornear panes y pudines, con la mantequilla de maní y  cree con ellas barras de granola.
  • Espolvoreélas por encima de los cereales, la avena, las ensaladas y las sopas.

Averigüe la mejor manera incorporar esta beneficiosa semilla en su dieta. No se arrepentirá.

Similar Posts

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *